Dibucuentos

Publica tus cuentos y lee todo aquello publicado en dibucuentos.com

Buscar

Buscar en Dibucuentos 

El rincon  Este es el rincón donde se publicarán tus cuentos y disfrutarás de sus lecturas

 

 

 

 

 

 

La primavera 

 

 

    talal vez descubra, si alzo la vista al cielo, el subyugante azul,  pensativo y ensimismado que asoma entre las nubes, mientras remontan el vuelo incontables golondrinas que quieren alcanzar los colores de ese maravilloso amanecer. Y tendida en la hierba me voy volviendo en insecto que puedo revolotear y me puedo fundir en rocío, en el brillo perlado de los dulces sueños que se han ido sembrando en su tapiz verdiazulado. Y mientras estoy durmiendo me alzo soñando por la gran escalera de un elevado momento donde puedo divisar el incierto instante en el que se agazapa la felicidad. Luego me llegan y acaso me inundan los olores del amanecer, esa gradería de aromas por la que puedo trepar hasta los más alejados recuerdos donde los olisqueé por vez primera; donde los saboreé, rumié y digerí los instantes que atesoro como pequeñas perlas del largo colgante de la vida. Sí…, y tal vez los ríos y los bosques me hablen también, o sólo me susurren sus sutilezas y enciendan mi pasión con el eco de su murmullo, como una mirada al sinuoso verde de sus copas y también al balsámico ronroneo de sus corrientes aguas, de su inquieto bullicio en el recuerdo de mi mirada.  

   Yo sé que he nacido de un paisaje, de la maestría de una pluma mágica que la vida ha ido emborronando en los lienzos etéreos y muy abstractos, que sólo un hechicero sabe interpretar. Pero también sé que estoy complacida, que mi mano larga y cálida a todos abraza desde dentro hacia fuera, como los grandes sentimientos que surgen de lo profundo, como una mariposa empapada de alegres colores que va irradiando sonrisas en las más toscas almas. Y ahora me vienen los olores y el frescor de una tierra sana, una sutil música escrita por el viento cada mañana que son sensaciones como de ir descalza y sintiendo las caricias de las doradas briznas de paja. Tal vez me quede en esta estación, simplemente pensando, soñando… y, al respirar, me vaya trasladando hacia mi felicidad. ¡Oh…! Quiero dibujar en el viento una espiral grande y profunda con los hilos plateados de la telaraña del tiempo para que siempre cuando me traslade lejos pueda volver aquí algún día, para que, simplemente con volver a recordarlo, cierre los ojos y vea las flores naciendo en las palmas de mis manos, pueda ver al sol eclosionando tras mi rubia cabellera y el agua limpia y ruidosa de la comisura de mis labios brotando.

 

 

 

 

Autor: J. Francisco Mielgo

19/08/2011

www.dibucuentos.com

Lecturas: 2664

 

 

subida Subir

 

 

 

 

 

 

Creative Commons License  Privacidad de Google  Renuncia legal  Condiciones   Política de cookies  Sitemap

dibucuentos by Francisco Mielgo Santiago is licensed under a

Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.