Dibucuentos

Publica tus cuentos y lee todo aquello publicado en dibucuentos.com

Buscar

Buscar en Dibucuentos 

El rincon  Este es el rincón donde se publicarán tus cuentos y disfrutarás de sus lecturas

 

 

 

 

 

 

 

 

Florilegio reflexivo 

 

 

azulzul es el tiempo venidero

Y azules los días y el viento,

Azul es una sonrisa y un recuerdo

Y azul el amor y los bellos sentimientos.

Azul una mirada limpia

Y azul, muy azul, es el mar y el cielo.

* * *

Volveremos la vista atrás

Para observar lo andado,

Por si alguien nos siguiera,

Por si el camino no estuviera

Y no hubiéramos caminado.

Con el mismo pesar de siempre,

Por el camino de la muerte

El polvo nos va abrazando.

Y de él ya no podemos huir

Pues en polvo nos vamos quedando.

* * *

Soy una pluma viajera

Que siempre lleva el viento.

Voy cargada de grandes

Y de pequeños sentimientos:

De aquel quien me sopló

Y por todo el mundo arrastró

Hasta llegar a tus manos.

* * *

Brindaré por el nuevo día

Que con la partida de la noche ha llegado.

¡Que vuelvan las antiguas ilusiones

Y los más bellos y hermosos gozos

Del reino de los corazones!

* * *

Somos nómadas de grandes desiertos de arena

Y de mares encrespados de olas;

Somos viajeros de asfalto y negras carreteras,

De caminos ondulados y senderos de piedra;

Somos caminantes del viento del este

Y de la floresta del bosque,

Salpicada de verde y de tierra;

Somos peregrinos de grandes sueños e ilusiones,

De los mayores sentimientos

Y de las negras orillas de las decepciones.

* * *

La flor que brotó de la lágrima

Vertida en un cristal transparente

Que rompió la piedra dura

Que del cielo cayó una noche

Cuando lloraba la luna

 * * *

Luchamos contra las sombras que nos rodean,

Contra todo lo oscuro que nos viene en la vida,

Luchamos contra la negra noche que es larga

Y contra todo el peso del mundo, que nos amarga.

* * *

Caballo gris que corre al viento,

¡Noble alma de bravura encendida!

Que trota fugaz por la senda del tiempo

Sin lograr jamás hallar la salida.

* * *

Me gustaría saber que era mía

El agua azul de la melancolía.

Y dejar de beber me gustaría

Aunque sé que al final moriría.

* * *

Siempre hay una brillante estrella

Para quien alce la mirada en la noche,

Para que en mi corazón no haya un solo reproche

Y en el cielo siga brillando la luz más bella.

* * *

Las rojas llamas del fuego crepitaban.

Para agoreros, algo mágico vaticinaban.

Para amantes, el amor grabado recordaban

Y para guerreros, la cercana muerte anunciaban.

* * *

A veces hay una gotita de rocío

En la magistral telaraña plateada.

A veces queda un poco de amor mío

En la vida de un nuevo verso acabada

* * *

Como si de un agujero surgiera

De muy profundo se elevó.

Subió alto y arrogante

Como si tuviera alas

O por una larga escalera trepara.

A veces se percibe en el aire

Como un entrañable recuerdo,

Más parecido a un deseo

Que a otro mensaje en el cielo.

* * *

Somos los portadores del escudo

Y en todos los lances estamos.

Protegemos del acero enemigo

Y también de otros males arcanos.

Surgimos de la historia escrita en piedra,

Con viejas cobardías y recientes agallas.

Traemos sudor, honores y sangre:

¡Somos los servidores de las batallas!  

* * *

Sé que he estado oculto mucho tiempo.

He vivido en el interior de oscuros y lúgubres sucesos.

He visitado las mentes más febriles.

Me he extinguido y me han quemado;

Pero he sabido renacer de nuevo.

Vuelvo a surgir como un chorro incesante,

Anegando todo con mi presencia:

¡Estando sólo en el hálito del tiempo

Sé que viviré eternamente!

 

 

 

 

 

Autor: J. Francisco Mielgo

24/06/2005

www.dibucuentos.com

Lecturas: 8701

 

 

subida Subir

 

 

 

 

 

 

Creative Commons License  Privacidad de Google  Renuncia legal  Condiciones   Política de cookies  Sitemap

dibucuentos by Francisco Mielgo Santiago is licensed under a

Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.