Dibucuentos

Publica tus cuentos y lee todo aquello publicado en dibucuentos.com

Buscar

Buscar en Dibucuentos 

El rincon  Este es el rincón donde se publicarán tus cuentos y disfrutarás de sus lecturas

 

 

 

 

 

 

 

 

El tiempo 

 

 

   ¡comoómo vuela el tiempo con sus alas transparentes en el viento de la vida! Pasa sin esperarnos, sin ver si lo seguimos o nos quedamos rezagados. De esa cara de niño que nos muestra al llegar sólo nos deja el recuerdo de un rostro ya anciano que se divisa al marchar. Pues grande es el tiempo, que todo lo abarca; pero pequeños sus latidos de constancia, que entra tímido con un pie y ya ha salido a grandes zancas.

   Lo veo pasar mientras la cera de la vela que alumbra mi rostro se derrite y va cuajando en un charco. Lo veo pasar mientras la sombra del abeto duerme tendida en el suelo y va despertando hasta ponerse erguida en el cielo. Lo veo pasar mientras se desgranan las hojas que se convierten en tierra y la tierra se convierte en polvo y el polvo se convierte en aire que vuelve a traer de nuevo las semillas para que todo vuelva a renacer. También pasa por mi mente, cansada de divagar, esperando el sentido coherente de algo tan irreal.

   Recuerdo, cuando era niño, que poseía tantos sueños encendidos como estrellas encendidas en las noches que soñaba. Vino el tiempo y dijo que yo le pertenecía, y mis sueños los primeros. Y ahora estoy envejeciendo sin tener edad adulta; la piel de mis sueños se arruga; la cara de mi niño se resquebraja; todos los caminos se han vuelto tortuosos y resbaladizos; las noches y los días vienen atropelladamente como en un parpadeo tras otro…

   El tiempo es un árbol de innumerables ramas, sin saber en cual de ellas está el fruto ni dónde el inmundo gusano. El tiempo es un espejo donde nos reflejamos todos al menos una vez y donde sólo perdurará el recuerdo de ese reflejo. El tiempo es un laberinto que recorremos como cobayas asustados de tantas vueltas que vamos dando, volviendo al mismo callejón, cayendo por el mismo agujero, tropezando con idéntico obstáculo para, finalmente, salir a un lugar desconocido donde pararemos a pensar cómo hemos llegado hasta allí, cuál ha sido el camino elegido y si ha merecido la pena olvidarnos del pasado para sumergirnos en aquél extraño presente que nos llevará a un incierto e intangible futuro, volando con el tiempo en el viento de la vida.

 

 

 

 

 

J. Francisco Mielgo

www.dibucuentos.com

Lecturas: 6031

 

 

subida Subir

 

 

 

 

 

 

Creative Commons License  Privacidad de Google  Renuncia legal  Condiciones   Política de cookies  Sitemap

dibucuentos by Francisco Mielgo Santiago is licensed under a

Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.