Dibucuentos

Publica tus cuentos y lee todo aquello publicado en dibucuentos.com

Buscar

Buscar en Dibucuentos 

El rincon  Este es el rincón donde se publicarán tus cuentos y disfrutarás de sus lecturas

 

 

 

 

 

 

El sentimiento de las palabras 

 

 

 

  C ada nudo que desato es una mariposa que vuela de los puntos suspensivos de las palabras, en ese momento de los suspiros que son como gotas caídas de rojos tejados húmedos en un largo sonido constante como una música que suena en mis oídos, que suele ser otro nudo desatado,  otra mariposa brillante que remonta los campos del amanecer de mi incipiente sentimiento que desgrano en pétalos que han ardido en el fuego de los deseos, en las cenizas del papel que contenía el escrito tembloroso de la mano febril que ordenó la inquieta mente que ansiaba lograr la sincronía en el caótico orden de las palabras. 

Si ahora me veo escribiendo y borrando al mismo tiempo, si soy fecundo o me quedo seco, si la apetencia y el deseo me elevan o la desgana me acecha y amarga, no he de menospreciar la idea de desenmarañar la enorme telaraña de las ideas y hacer un gran ovillo con ellas, con esas mariposas de las palabras que suelen revolotear por la blancura del papel sin saber en qué renglón se posan con sus colores refulgentes, con su belleza en mis manos y en las ideas de mi mente que iré cincelando despacio cada párrafo construido de ese puzzle subjetivo que una y otra vez voy jugando. 

Soplo las palabras con una ligera brisa de mis labios que suben livianas y etéreas por el cielo de mis devaneos en pos del asiento residente en el Palacio de las Nubes de las Ideas donde se albergan las estrellas nocturnas, donde el arco iris entreteje sus colores, donde las hadas cantan mientras lavan sus peinados con una fina lluvia, donde anida el viento que duerme cuando está plácido y donde los sueños van manando en la fuente que se convierte en cascada y luego se despeña hacia algún lugar de mi interior, en el que después bullen y edifican, enraízan y se enredan, crecen y se ensanchan para dar lugar al mundo, intangible pero hermoso de los grandes sentimientos. Y ahí me hallo, en ellos, luchando por dominarlos, luchando por poseerlos; si es posible, acariciarlos y, por supuesto, desde el oculto lugar que se esconden, compartirlos. 

 

Autor: J. Francisco Mielgo  

06/10/2013 

www.dibucuentos.com 

 

Lecturas: 3927

 

 

subida Subir

 

 

 

 

 

 

Creative Commons License  Privacidad de Google  Renuncia legal  Condiciones   Política de cookies  Sitemap

dibucuentos by Francisco Mielgo Santiago is licensed under a

Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.