Dibucuentos

Cuentos clásicos, divertidos fabulistas, grandes pensadores en dibucuentos.com

Buscar

Buscar en Dibucuentos 

 

El rincon  En este rincón leerás grandes relatos y cuentos clásicos de los más grandes autores de todos los tiempos

 

 

 

 

 

 

 

Caperucita Roja

 

 

   haceace mucho, mucho tiempo, había una chica muy bonita. Su madre le había hecho una capucha roja y la chica, de tanto que le gustaba, la llevaba siempre, así que todo el pueblo la llamaba “Caperucita Roja”.

   Un día, su madre le pidió que llevase unos pasteles a su abuela que vivía en el otro extremo del bosque, y le recomendó que no se entretuviese por el camino, pues cruzar el bosque era muy peligroso, puesto que el lobo siempre iba merodeando por ahí.

   Caperucita recogió la cesta con pasteles y se puso en camino. La niña tenía que cruzar el bosque para llegar a casa de su abuela, pero no le daba miedo, por que allí ella siempre encontraba muchos amigos: los pájaros, las ardillas...

   De repente, vio al lobo, que era enorme, delante de él.

   - ¿Dónde vas Caperucita? - Le preguntó el lobo con voz ronca.

   - A casa de mi abuela – le dijo Caperucita

   - No está muy lejos... - pensó el lobo para sí, girándose.

   Caperucita dejó su cesto en la hierba y se entretuvo a coger flores: - el lobo se ha ido – pensó – no tengo ya nada que temer. Mi abuela se alegrará cuando le lleve este bonito ramo de flores además de los pasteles.

   Mientras, el lobo se fue a casa de la abuela, llamó suavemente a la puerta y la viejecita le abrió pensando que era Caperucita.

   Pero no. El lobo se abalanzó sobre ella, la devoró y se puso su gorro rosa, se metió en la cama y cerró los ojos, esperando.

   No tuvo que esperar mucho, puesto que Caperucita llegó al cabo de poco, muy contenta.

   La niña entró en casa de su abuela, se acercó a la cama, y vio que su abuela estaba muy cambiada.

   - Abuelita, abuelita, ¡que ojos más grandes tienes!

   - Son para verte mejor – dijo el lobo tratando de imitar la voz de la abuela.

   - Abuelita, Abuelita, ¡que orejas más grandes tienes!

   - Son para oírte mejor – prosiguió el lobo

   - Abuelita, abuelita, ¡que dientes más grandes tienes!

   - Son para... ¡comerte mejor! - y diciendo esto, el lobo malvado se abalanzó sobre Caperucita y la devoró, de la misma forma que había hecho con la abuela.

   Mientras tanto, un cazador que había visto como el lobo entraba en casa de la abuela, y creyendo adivinar sus malas intenciones, decidió acercarse a ojear para comprobar que nada malo hubiese pasado. Vio la puerta de la casa abierta, y dentro, el lobo durmiendo en la cama, de lo lleno que estaba.

   El cazador sacó un cuchillo y abrió el vientre del lobo. ¡La abuela y Caperucita estaban allí vivas!

   Para castigar al lobo malvado, el cazador le llenó la barriga de piedras y después lo volvió a cerrar. Cuando el lobo despertó, tuvo muchísima sed. Se dirigió a un estanque próximo para beber. Y como las piedras pesaban mucho, cayó en el estanque, produciendo un fuerte golpe y ahogándose después.

   Caperucita y su abuela no sufrieron más que un buen susto, pero Caperucita había aprendido la lección. Prometió a su madre no volver a hablar con desconocidos que encontrase por el camino. De ahora en adelante, atendería a las recomendaciones de su abuela y de su madre.

 

 

 

Charles Perrault

 

 

 

 

 

subida Subir

 

 

 

 

 

 

Creative Commons License  Privacidad de Google  Renuncia legal  Condiciones   Política de cookies  Sitemap

dibucuentos by Francisco Mielgo Santiago is licensed under a

Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.